La Educación y Formación Ambiental en la Universidad Nacional del Nordeste

por Ing. Indiana Basterra de Chiozzi
E-Mail: indi@ing.unne.edu.ar

El fin de este milenio, encuentra al mundo en un proceso tendiente a la globalización. Dentro del mismo, la tendencia de hacia el desarrollo sustentable, es una realidad instalada en el marco de las nuevas políticas de desarrollo.

Estas nuevas pautas de dirigirse hacia el desarrollo sustentable, requieren de un cambio de valores de la sociedad, donde se prioricen la calidad de vida a los factores económicos y la transformación e innovación de la tecnología en post de solucionar los problemas ambientales existentes y la prevención de futuros.

La Universidad Nacional del Nordeste, inserta en el nuevo marco de regionalización del Mercosur, no debe permanecer ajena a las nuevas políticas de globalización tendientes a un desarrollo sustentable, mediante la introducción de una nueva concepción de la educación y formación ambiental.

La participación de la comunidad y los cambios en los sistemas educativos y de formación de los recursos humanos, son fundamentales para estar preparados ante el nuevo milenio que se avecina.

A nosotros, como parte integrante de la comunidad universitaria, nos corresponde la responsabilidad de ser parte activa de ese cambio, recordando que "nuestro planeta no nos fue legado por nuestros padres, sino prestado por nuestros hijos".

Los antecedentes

En 1997, se cumplen 20 años de la Conferencia Mundial de Educación Ambiental, celebrada en Tbilisi en 1977. Fue allí donde se elaboraron las grandes orientaciones para la educación y formación ambiental, concebidas como un proceso de construcción de un saber interdisciplinario y de nuevos métodos holísticos para aprehender los procesos socioambientales complejos que emergen del cambio global (UNESCO, 1980).

En 1992, la Cumbre de Río, concluye con recomendaciones dentro de la Agenda 21 en materia de educación ambiental, donde se refrenda la importancia de la educación y la promoción ambiental en la construcción de las capacidades para acceder al desarrollo sustentable.

En noviembre de 1996, la X Reunión Ministerial sobre Medio Ambiente en América Latina y el Caribe, decidió refrendar la alta prioridad asignada al Programa de Educación y Formación Ambiental del PNUMA y renovar el funcionamiento del Fondo Fiduciario de la Red de Información Ambiental, para líneas de cooperación y campos de acción.

La Red de Formación Ambiental de América Latina y el Caribe, decidió, tomando en cuenta las recomendaciones de la reunión de Ministros, realizar el siguiente programa:

En diciembre de este año, en Grecia se realizará la Conferencia Internacional Ambiente y Sociedad: Educación y Toma de Conciencia sobre Sustentabilidad, auspiciada por UNESCO, y la colaboración del PNUMA y diferentes organismos internacionales. En esta reunión se evaluará el desarrollo de los esfuerzos en materia de educación y formación ambiental a partir del capítulo 36 de la Agenda 21.

El porqué de una nueva educación y formación ambiental en la universidad:

Enrique Leff, ( en Órgano Informativo de la Red de Formación Ambiental, "Conocimiento y Formación Ambiental" marzo, 1997), establece que la cuestión ambiental es una problemática social que rebasa el quehacer de las universidades, al reciclaje de profesionales y la refuncionalización de la educación superior, para adaptarse a los imperativos de la globalización por mantenerse un balance entre crecimiento económico y conservación ecológica.

Las transformaciones del conocimiento que induce el saber ambiental, van más allá de la incorporación de componentes y contenidos ecológicos para adaptar las carreras tradicionales a las exigencias del desarrollo sustentable. El saber ambiental no es un nuevo sector del conocimiento o una nueva disciplina, sino una problematización de todas las disciplinas y todos los niveles del sistema educativo.

Las universidades deben abrirse hacia un proceso de investigación participativa con las propias comunidades y poblaciones en las que se dan los problemas ambientales, captando los problemas "desde las bases" y devolviendo a ellas el saber generado para su aplicación en programas y proyectos de gestión ambiental. Las universidades deben incorporar temas como el rescate de saberes autóctonos y populares, la amalgama de prácticas tradicionales y conocimientos tecnológicos modernos, así como la transmisión del saber ambiental y su asimilación por parte de las comunidades, para potenciar sus fuerzas productivas y su capacidad de autogestionar sus recursos.

La formación ambiental cuestiona los métodos tradicionales de enseñanza, planteando nuevos retos para la transmisión del saber, donde existe una estrecha relación entre investigación, docencia, difusión y extensión del saber. La educación ambiental, demanda nuevas actitudes a enseñantes y alumnos, nuevas relaciones sociales para la producción del saber ambiental, nuevas formas de inscripción de la subjetividad en las prácticas pedagógicas.

La universidad debe jugar un papel fundamental en este proceso de transformaciones del conocimiento y cambio sociales. este requiere un espacio de autonomía académica y libertad de pensamiento, tiempo de maduración de conocimiento y elaboración de nuevas teorías, procesos de sistematización y experimentación de nuevos métodos de investigación y de formación; éstos no son substituibles por la capacitación técnica de corta duración, por la valoración mercantilista del saber en las empresas, o por el espontaneísmo del activismo ambientalista.

La formación ambiental implica asumir con pasión y compromiso la producción de nuevos saberes y recuperar la función crítica y propositiva del conocimiento; generar un saber eficaz e inventar utopías que habrán de conducir los procesos de cambios históricos hacia los ideales de la igualdad, la justicia y la democracia; crear nuevos conocimientos, métodos y técnicas para construir una nueva racionalidad social en la cual los valores culturales y los potenciales de la naturaleza, desdeñado por los empeños productivistas de la modernidad, orienten el renacimiento de la humanidad en el nuevo milenio.

La función del Centro de Gestión Ambiental de la UNNE en el área educativa universitaria

Propuestas de líneas de trabajo en el área educativa universitaria:

Objetivo:

Propender a la formación de los alumnos y docentes de la universidad en una concepción conservacionista dentro del marco de las nuevas políticas globales de desarrollo sustentable.

Para ello se propone:

Volver a Artículos